La Muerte en tiempos de la Posmodernidad

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

Tal parece que la Ley Humana ya no funciona… la única ley es la muerte.

.

La Ley existe para regular las interacciones humanas, porque bien sabemos que el ser humano es salvaje por naturaleza, es una bestia a la que hay que domar, civilizar, inculturizar. El hombre nace siendo un incivilizado, nace solo satisfaciendo sus necesidades fisiológicas, nace siendo puro “Ello”. Se rige bajo el principio del Placer, es un hedonista consumado. Pero para que exista la Cultura, la Civilización, sus padres se encargan de domarlo, de apaciguarlo, de hacerlo “humano”.

El ser humano firma un contrato para poder desenvolverse en sociedad, para poder respetar a su prójimo, al otro, al contrario; en muchos, en lo más recóndito de su inconsciente existe el deseo de matar a sus enemigos, pero eso no está permitido, eso va contra la ley, contra la Constitución, contra la propia Civilización y contra lo estipulado en los Mandamientos de la Ley de Dios.

Pero tal parece que esa ley que nos ha convertido en “animales racionales” ya no funciona, ya no tiene vigencia, lo único que funciona es la ley de la selva, matar, destruir, sobrevivir.

Vivimos en una Civilización sin Ley, sin tomar en cuenta la corrupción, el quebranto y la violación de las mismas. Una “Cultura de la Muerte”. Sigmund Freud hace más de cien años había dicho que preferimos reprimir nuestra pulsión de muerte (Tánatos) en aras de una Civilización, esa Civilización que hoy estamos siendo testigos de su resquebrajamiento.

El hombre tiene en su corazón el potencial para hacer el bien pero también para hacer el mal. Para amar pero también para odiar. Para construir pero también para destruir. Eros y Tánatos perviven en el corazón, en la mente, en la esencia de la naturaleza humana. Hasta hace poco ese equilibrio sí había funcionado, vivíamos en una “Cultura del Respeto” vivíamos bajo el precepto de los valores “Universales” como la Honestidad, el Amor, la Solidaridad, la Tolerancia, etc. pero día a día, momento a momento la humanidad poco a poco, lentamente está mostrando su verdadero rostro, ya se cansó de jugar al hipócrita, al filántropo, al altruista, lentamente está resurgiendo la bestia, lentamente están saliendo las cucarachas enquistadas a lo largo de la evolución filogenética, para donde volteemos podremos encontrar claros ejemplos de dicha debacle, como menciona Fabrizio Mejía Madrid:el ciudadano ha dejado de ser un simple mortal y se ha convertido en un enemigo en potencia”.

La Muerte como cultura, ya lo había vaticinado el Papa Juan Pablo II: “Vivimos una cultura de la Muerte”. ¿Qué diría Freud si viviera hoy en día? De seguro cambiaría en algo su hipótesis de la represión de las pulsiones, se reprimía el Eros y con ello el Tánatos, pero ahora la realidad es otra. Se creyó librar al Eros (sexualidad desenfrenada, libertinaje, placer por el placer…) y con ello se dejó libre el Tánatos (muerte, destrucción, odio, envidias…). Habrá que volver a reprimir al Eros, para que con ello volvamos a reprimir al Tánatos, seríamos más infelices, pero viviríamos más seguros.

@CarlosLector

Anuncios

El alumno

.

Y allí va ese niño cargando la mochila en sus espaldas, metáfora de su existencia, carga la mochila como si cargara su propia vida. Su mamá lo abandonó. Su papá le pega. La maestra lo acaba de correr, él toma su mochila y se retira, mete las manos en su chamarra, avanza con la mirada perdida. No trae calcetines. Me ve y esboza una leve sonrisa, no se detiene, sigue avanzando. Se pierde en el horizonte. Ya no he vuelto a saber de él.

Marco Fabián y Alberto Medina

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

 

En el inconsciente está la verdad, y la verdad nos hará libres.
Carlos Gustavo Jung

Resulta catastrófico lo que hicieron Marco Fabián y Alberto Medina, independientemente del clima social enrarecido en el que estamos viviendo. Se tuvieron que haber reprimido, no cabe duda que la adrenalina hace imaginar cosas (estupideces) que después obligan al ser humano arrepentirse, pero lo hecho, hecho está.

El verdadero deseo ya lo expresaron, desearon manifestar la emoción del gol por medio de un ademán socialmente mal visto. Ahora quieren que se retracten, que se arrepientan de lo que hicieron, que eso que hicieron fue “sin querer queriendo”. Vienen las sanciones, vienen las disculpas, vienen los regaños; Vergara quiere que no quede en eso, quiere que trascienda, que hagan una labor social. ¿Quién les va a creer? Por más actos altruistas que hagan esa imagen ha quedado troquelada en el inconsciente colectivo, por más actos filantrópicos que lleven a cabo ellos ya manifestaron lo que traen acarreando en su inconsciente. Lo que venga después será parte de ese doble discurso, de esa doble moral que define a la “naturaleza” humana.

Ellos ya manifestaron su deseo inconsciente, lo que venga será mera fantochería, lo que hagan después de esto será un acto artificial (como casi todo en esta vida). Lo que hagan después de esto nadie se lo va a creer, no hay arrepentimiento, manifestaron lo que sienten, se sienten sicarios futboleros.

Así sucede con la vida cotidiana del humano, lo que traemos guardado, reprimido en el inconsciente tiende a salir a flote, ya sea por medio de un síntoma, un acto fallido, un sueño, un lapsus linguae, un acting out como el que hicieron Marco Fabián y Alberto Medina. En el inconsciente está la verdad, decía Carlos Gustavo Jung. Las cosas que nos lastiman no las queremos ver y las guardamos en lo más recóndito del inconsciente, “allí te quedas, de allí ya no sales”, pero oh sorpresa, esos recuerdo, esos fantasmas, esos enterrados no fueron enterrados muertos, los enterramos vivos y con el paso de los años reclaman su lugar, y con mayor vehemencia.

A un niño se le pasa, a un niño se le puede exculpar, pero a un grandote, bueno, un sujeto que corre detrás de la pelota y le dan un buen billete, eso ya no se puede remediar, el niño manifiesta tal cual su verdadero deseo, pero llega un momento en su vida que tiene que reprimir sus deseos, deseo a la madre y muerte al padre, incesto y parricidio, y de allí se desencadenarán los posteriores actos de Eros y Tánatos. No hay más. Lo demás es mero invento de la civilización, llámese desplazamiento, llámese sublimación o trasformación en lo contrario.

La historia se presenta dos veces, primero como tragedia, después como comedia.

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa ( @CarlosLector )

Cadena de favores

"Mascarada" by José Pión

“Motivar a los buenos maestros con incentivos es una excelente medida, pero también es necesario exigirles a los que no lo son”.
Petra Llamas García

¿Por qué México no progresa? ¿Por qué estamos súper empinados? Grandes voces mexicanas han dicho que la solución en México no es tener un territorio militarizado, ellos opinan (junto a varios intelectuales) que el camino a seguir es la Educación, pero ¿por qué la Educación no ha respondido a las expectativas de los estándares mínimamente requeridos para estar a la par de la competitividad a nivel global?

Una explicación razonable es la propuesta conocida como “reacción en cadena”, ¿por qué el alumno no aprende? Primero tenemos que descartar un posible “problema de aprendizaje”, que estaría instaurado en la dimensión cognitiva del alumno, también habría que analizar la dimensión emocional y conductual que podría estar afectando el desempeño del párvulo. Si no existiera ninguna traba en estas tres dimensiones tendríamos que remontarnos al sistema de la familia, ver las pautas de interacción dentro de la dinámica familiar, si tienen horarios para la realización de las tareas, si cuentan con hábitos de estudios y sobre todo escuchar o percibir la posible lectura que tiene la familia respecto a la educación.

Agotadas las dimensiones tanto intra-personales (cognitivo-emocional-conductual) como inter-personales (familia específicamente) pasaríamos a analizar la figura docente, en donde el problema ya no sería un “problema de aprendizaje” achacado al alumno, al contrario, el problema sería estipulado como “problema de enseñanza” en donde el docente no cuenta con las herramientas necesarias para abordar la singularidad de sus alumnos, cosa que se está tomando en cuenta recientemente por la Secretaría de Educación en Coahuila a cargo del profesor Andrés Mendoza Salas.

¿Cómo avanza la cadena de la debacle en la Educación?: alumnos que no están cumpliendo los aprendizajes esperados y no están logrando las competencias básicas para la vida por causas multifactoriales como lo son las relaciones intra-familiares imbricadas, aunado a un bajo desempeño del catedrático que dicho sea de paso ha quedado mal parado en los exámenes de evaluación de desempeño profesional.

¿Por qué el docente no se compromete al cien por ciento con su profesión? Aquí tendríamos que ver la diferencia de resultados que ha tenido la dicotomía existente entre las Escuelas públicas y las Escuelas privadas. Se ha dicho que la Educación privada ha tenido mejores resultados, eso se debe a que los maestros saben que tiene que dar su mejor esfuerzo porque si no serían removidos de su trabajo, en cambio los profesores del sistema público se saben cobijados bajo el manto sacro del SNTE y saben que la exigencia es mínima y en caso de que no esté logrando lo que se espera de él, simplemente será removido, eso aunado al pésimo salario que percibe. Detengámonos en esta última arista, el salario, suponiendo que el docente no se esfuerza porque no hay un incentivo digno, el saberse no valorado por las políticas públicas encargadas de derogar el cheque.

Tenemos pues la cadena: alumnos poco competentes por docentes poco comprometidos con su labor por falta de incentivos más vistosos y encabronados con los diputados que se meten al bolsillo 218 mil pesos al mes.

Si los diputados quisieran que en México no existan jóvenes “ninis”, esos jóvenes candidatos idóneos para dedicar su existencia a delinquir, si no quieren jóvenes ociosos que roban, destruyen, consumen drogas, que les ponchan las llantas de sus carros lujosos o graffitean sus casas, pues sería bueno que recularan y voltearan a ver al Sistema Educativo: mejores salarios a los docentes con la consecuente mayor exigencia y así obtener posibles resultados óptimos en los alumnos.

México, el “patito feo” de la OCDE. México, tan cerca de la barbarie y tan lejos de la Educación.

@CarlosDasein

Formas de amar

 
 
Los hombres pueden ser analizados; las mujeres sólo pueden ser amadas.
Oscar Wilde

 

¿Qué tiene que ver el zacate que tengo en mi casa con la forma que tengo de amar?

Tener zacate o césped en el patio de la casa implica regarlo día tras día. El zacate es muy demandante, muy exigente. Si lo dejas un día sin regar al otro día amanece enojado con partes intentándose secar. Como el amor.

El recibo del agua es cómplice silenciosos de ese constante tratamiento, día tras día, regarlo y si se puede cada quince días podarlo. Tiene sus maneras de agradecerlo, cuando está contento se pone verde, eso hace que yo me sienta contento. Como en el amor.

Hay que cortarle el “cabello” y saco el machete e intento hacer las líneas que van en los lados, las que van pegadas a la pared para que no se vean los mechones, yo imagino que es mera cuestión estética, he preguntado si tiene alguna función eso de hacerle los caminitos en los costados, pero he llegado a la conclusión que es mera cuestión estética. Como el amor.

 “Dime cómo tienes tu zacate y te diré cómo eres” o más aún: “dime como tienes tu zacate y te diré como es tu relación con tu pareja”. Dicen que las cosas se parecen a su dueño. Yo admiro mucho a los ciudadanos que tiene un zacate esplendoroso, verde, radiante, bien podado, bien ponderado, con su césped fuerte, pero me he dado cuenta de algunos trucos que utilizan…

Muchos de esos zacates que se ven muy bonitos nadie los pisa, están de adorno, no hay niños que juegan al futbol o que corran sobre él, la señora o el señor que cuida de ese zacate es muy receloso, prefiere tenerlo de adorno, quizá, y digo quizá, como su relación de pareja.

Tampoco me gusta el zacate que es regado de manera artificial, no me gusta usar artilugios diferentes, prefiero a la antigüita, con una manguera y de preferencia descalzo, para sentir el zacate cuando agradece el agua que recibe.

Hay personas muy detallistas con su zacate, lo adornan con flores, le dedican horas y horas a su cuidado, le compran fertilizante. Que bonito imaginar que lo mismo pasa cuando están con su amada.

Para muestra de lo que digo nada más hace falta ver el zacate que sale en el patio de la casa de la serie “Malcolm in the middle”.

Y lo mejor de todo es cuando tu esposa te dice “qué bonito está quedando el zacate” y tú te acuerdas de Jaime Sabines y dices “me está diciendo que me quiere”.

@CarlosDasei

Génesis de la Educación en México

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

“La Conquista Española quebró la Civilización Mesoamericana”
Pablo Escalante Gonzalbo
 

Lo que cargaba “El Pípila” no era una puerta, era una losa, metáfora inconfundible del proceso de aculturación al que fuimos sometidos. Nos conquistaron, nos vejaron. “trescientos años de esclavos” canta Gabino Palomares.

Hoy en día hablar de “Jaguares y Águilas” no conserva la connotación existencial que poseía en el allá y el entonces, cuando por nuestras venas corría sangre nahua, poco o nada nos ha quedado de la cosmovisión de aquél que caminó por el estrecho de Bering y se instaló en lo que hoy conocemos como “América”, tanto la parte Norte y sus suelos áridos como la parte sur y su riqueza en flora y fauna. Hablar de Jaguares y Águilas hoy en día es simplemente un partido de futbol.

Nuestro pasado se localiza allá, cuando se dio la bifurcación entre el hombre de Neandertal y el Homo Sapiens. Ellos, los neandertales, se extinguieron por ser exageradamente afectivos; enterraban a sus muertos y se preocupaban por las crías y por los viejos. Nuestros antepasados no; ellos, los sapiens, eran más pragmáticos, mataban al vecino obedeciendo las reglas de la Evolución.

El Homo Sapiens maduró y se cansó de andar del tingo al tango, de arriba para abajo, decidió instalarse. Sentó cabeza. Pasó de ser nómada a sedentario. Llevaron a cabo una “Reforma Educativa”; ya no más pinturas rupestres, lo nuevo era cultivar teosinte. Eso pasó hace 8,000 años y con ello el origen de nuestra Civilización. Perfeccionaron la agricultura y domaron a las bestias.

La Historia de la Educación en México no la podemos concebir solamente desde la Reforma de Juárez, tenemos que remontarnos un poco más atrás, re-conocer nuestra Historia, re-encontrarnos con nuestro pasado, con nuestro origen, nuestras raíces. Re-descubrir los fundamentos arcaicos y arquetípicos de nuestro inconsciente colectivo, ver de qué estamos hechos. Abrazar esa “raza cósmica”.

La Educación en la Etapa Indígena se caracterizaba por ser elitista. Existía el “Calmécac” y el “Telpochcalli”. Hoy esa disyuntiva se re-edita como “Escuelas privadas” y “Escuelas públicas”.

En las Escuelas privadas (Calmécac) se formaba a los futuros sacerdotes, a los futuros líderes de la Nación, los trataban casi casi como semidioses, eran los nobles, los que podían entrar al Santuario como un elegido. La Educación era acompañada de la mortificación del cuerpo, dilatar las pasiones en aras de las cosas del espíritu. Flagelos, azotes, castigos; todo esto como prefiguración de lo que venía, saña al puro estilo de la Dominación, ojeriza al puro estilo de la Conquista. “La letra con sangre entra”, acuñaron la frase para la posteridad.

El Telpochcalli era para la raza, era para el pueblo, los educaban más por conmiseración, sabían que nada bueno podría surgir de allí, al menos que alguien matara a varios cuantos enemigos y esa era la forma de poder sobresalir, mientras no. Costumbres sádicas que hoy en día perviven en reglamentos internos de bandas delincuenciales.

Qué lejos están aquellos tiempos en donde la mujer “hilaba, tejía, cocinaba, criaba a los niños y cuidaba el huerto”. Ahora no, ahora trabaja en las maquiladoras, son asesinadas, golpeadas, vituperadas, mancilladas.

Quedan algunas lagunas o laberintos pendientes en mi lectura de los albores de la Educación en México, como por ejemplo saber la representación mental de nuestros ancestros sobre la diversidad sexual, o si los niños con obesidad también eran acosados, si era prohibida la chatarra, no sé cómo tratarían la Discapacidad intelectual; ¿habría Bullying? Y sobre todo re-pensar el papel fundamental de la aparición de la virgen de Guadalupe para afianzar la “Otra Conquista”.

@CarlosDasein

Fenomenología tragicómica en torno a la educación.

 

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto,
y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.
Oscar Wilde

 

Homo ludens. Hombre que juega. Al principio todo era juego, después vinieron las responsabilidades. Al principio era el disfrute, el placer, después vino la realidad. Los niños corren, juegan, se divierten, se asombran, creen. Los niños lloran, se ilusionan, sonríen, se apasionan, gritan, brincan, discuten, aman.

Llegan dos alumnos que están en el programa de Educación Especial que oferta LA USAER a la que pertenezco, “profe, nos deja jugar”, y pues como estábamos en vísperas del día de la independencia pues dije qué caray, que jueguen un rato y yo interpretaré el juego, sus reglas, el orden, la estructura, los roles, quién es la autoridad, quién es el sumiso, quién es el activo, quien tiene el rol pasivo, quién pone las reglas y sobre todo cómo pone las reglas.

Al principio todo iba bien, jugaban a construir una casa, yo era el hijo, ellos los papás, después se olvidaron de mí y ellos siguieron en su actividad (se olvidaron de mi, que curioso, yo hacía el rol de “hijo”).

Encontraron una caja llena de material didáctico, fichas, billetes falsos, maracas, construyeron la casa con paredes de nieve seca. Hubo un momento de tensión cuando querían repartirse los “bienes privados”. Luego todo volvió a la tranquilidad.

Recordé la propuesta de Alexander Sutherland Neill en su libro “Summerhill” en donde propone que el niño aprenderá cuando él sienta la necesidad, dejarlo en libertad para explorar lo que la curiosidad nata le dicte, construir su realidad en base a sus genuinos intereses. Proponía Neill que el niño se acercaría al docente cuando tuviera la necesidad de aprender algo, algún oficio, saber escribir, saber leer, etc.

Para sostener la teoría tendríamos que remontarnos a los principios antropológicos que constituyen la idea de lo humano: ¿es bueno por naturaleza como afirmaba categóricamente Jean-Jacques Rousseau? o al contrario ¿el hombre es malo por naturaleza como aseveraba Thomas Hobbes? ¿El ser humano viene al mundo como una “tábula rasa” según el filósofo inglés John Locke? o acaso llega al planeta tierra solamente con reflejos sin ningún juicio diferencial entre el bien y el mal como afirmaba Jean Piaget? ¿es una bestia a la que tenemos que domesticar como bien lo decía Sigmund Freud? ¿o es totalmente bueno, hecho de la misma esencia de Dios pero la sociedad se encarga de malearlo? Saber con qué postura nos identificamos nos permite abordar la praxis con los educandos.

Los alumnos jugaban plácidamente, al principio eran tres; a uno se le ocurrió invitar a dos amiguitos, y luego llegaron mas, lo que antes era un juego de roles se convirtió en un pandemónium, todos contra todos, gritos, insultos, improperios, esto ya no se parecía a la propuesta de Summerhill, la masa se convirtió en una horda salvaje, la imagen de una propuesta basada en la lectura de Summerhill fue avasallada por otra escena, una del libro-película “El Señor de las moscas”. Se instauró la anarquía. Se dejaron llevar por su “Ello”. Hasta un pelotazo recibí.

¿Cómo le harán los profesores frente a grupo, con 40 alumnos? Esto es cuestión de vocación…

Uno es un absurdo, dos es perfección, tres es multitud… cuatro es un desmadre…

@CarlosDasein