Ser-en-el-mundo…

Autor: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

 

A nadie le va mal durante mucho tiempo sin que él mismo tenga la culpa.
Montaigne
.

Sui géneris la filogenética del hombre posmoderno; primero fue “homo sapiens”, luego fue “homo videns”, luego “homo ludens” y ahora es “homo vitium”. Hombre vicioso. En plena era de la posmodernidad es ridículamente imposible concebir a un sujeto que no tome café, fume cigarro, sea alcohólico, ludópata, ciber-adicto, adicto al sexo, etc. etc. Podemos seguir viviendo echándole la culpa al “otro” de nuestras desgracias, o podemos decidir asumir el compromiso existencial, ser responsable de nuestra vida, hay de dos sopas.

Dentro de la psicología existen dos constructos básicos en cuanto a asumir el rol existencial en la vida: locus de control interno y locus de control externo. El “locus de control externo” se refiere a cuando culpamos a los demás de nuestras tragedias, llámese “los demás” como “Dios”, “Gobierno”, “Autoridad”, “Patrón”, “Jefe”, “partidos políticos” etc. cuando nos juntamos con los amigos y arreglamos el mundo en un “Starbook”, en una cantina o en el café de Don Chuy. Locus de control externo: preferimos delegar la responsabilidad existencial, el compromiso de vida.

La otra manera de vivir es mediante el “locus de control interno” en donde el sujeto asume las consecuencias de sus actos, en donde planea su existencia, en donde tiene un proyecto de vida, un objetivo y asume las consecuencias de sus actos, se sabe jodido pero por su culpa y no por “Dios” o por el “Maldito Gobierno”. Vivir bajo el locus de control interno es tomar decisiones en la vida y asumir sus consecuencias sin echar culpas. Vivir bajo el locus de control interno es asumir que “la felicidad es de quien la trabaja”, vivir haciendo feliz a la pareja y no esperando que la pareja haga feliz mi estancia en este mundo.

Javier Sicilia nos está dando un gran ejemplo de lo que debemos hacer con nuestra postura existencial; él, ante la muerte de lo que más amaba en la vida, no se echó a la depresión, no está culpando al Gobierno, llorando, sin hacer nada, esperando el final del sexenio, al contrario, está exigiendo que cada quien asuma su rol (dice que Felipe Calderón es el responsable, mas no el culpable, añadiendo que todos somos responsables) y él está convocando a que esto se detenga, a que la barbarie en la que estamos inmersos deje de ser. Javier Sicilia llama a “corresponsabilizarnos” a comprometernos.

La vida misma es la que está en juego, uno vive asumiendo su responsabilidad existencial, y bajo esta premisa afirmamos  que el acto del suicidio es una estupidez, porque es un sujeto que culpa de sus desgracias al otro, al eterno otro, “me mato porque no puedo más” clásico ejemplo de locus de control externo.  No podemos seguir viviendo la existencia bajo la bandera del locus de control externo, es decir, seguir viviendo quejándonos de todo. La propuesta es asumir la vida como tal, sonreírle a la vida, proponer en lugar de estar quejándonos por el mal-estar de la vida.

Agarremos al toro por los cuernos, tomemos decisiones trascendentales y asumamos sus consecuencias, que de eso se trata la vida.

@CarlosLector

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa (Monclova, Coahuila.)

Anuncios

4 pensamientos en “Ser-en-el-mundo…

  1. Excelente articulo Carlos, totalmente de acuerdo: la felicidad es de quien la trabaja… la vida no es fácil pero vivirla con amor a la familia la hace mas placentera. Saludos mi estimado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s