Hasta donde la pasión te lleve

Carlos Arturo Moreno De la Rosa

@CarlosLector

Imagen tomada de 3.bp.blogspot.com

[…] hacer lo que venimos a hacer aquí, a vivir lo que más vale de vivir y encontrar tu segunda identidad. […] confundidos no sabemos mirar, hasta que eres sincero y dices…
Fernando Delgadillo.

 .

-Oye, ¿y a ti, te gusta tu trabajo?“Pues… me da para comer”.

Cuántas veces no hemos escuchado en los domingos a adultos que espetan estentóreamente la  siguiente frase: “chin, ya mañana es lunes, a trabajar.”

Tal parece que la sociedad actual se empeña en frustrar los sueños, deseos y anhelos de los habitantes del planeta tierra. Educamos para que nuestros hijos cuando lleguen a ser adultos sean unos sujetos que encajen perfectamente en el engranaje de la Gran Maquinaria que dicta la economía en turno.

Los papás en la actualidad se espantan cuando su hijo les dice que quiere ser pintor, bailarín, escultor, filósofo o músico de rock and roll. Entrenamos a los infantes para que sean productivos, los disuadimos de sueños tan “irreales e infructuosos” como pensar ser artista, fisicoculturista, futbolista, beisbolista, escritor. Educamos a los pequeños con el firme propósito de que adquieran las competencias básicas para que sean sujetos productivos para la Sociedad.

¿Qué le apasiona a tu hijo? ¿Qué le apasiona a tu alumno? ¿A qué se quiere dedicar toda su vida? ¿Qué le hace feliz? ¿Qué quisiera estar haciendo el día entero? Parece ser que los que trabajamos para la Educación hemos perdido esa brújula, nos dedicamos a que nuestros alumnos completen los contenidos, a que logren los aprendizajes esperados, a que adquieran las competencias estipuladas por la OCDE. Lentamente nos estamos olvidando de la esencia de la existencia: venir al mundo a disfrutar. Venir al mundo a ser feliz. Será quizá tal vez por eso el gran incremento de jóvenes que afirman que su existencia no tiene sentido, es por eso que vemos jóvenes deprimidos, es por eso que a muchos esta vida, la vida que se les ha planteado e impuesto no les satisface y deciden retirarse antes de tiempo.

Recientemente me comentaba un colega que si él tuviera un hijo y ese hijo descubriera que le apasiona algo en la vida, como por ejemplo pintar, escribir, ser artista, escultor, músico, que él le pagaría esa pasión: “Qué importa que esa pasión no le dejara dinero para vivir, pero sin duda mi hijo sería inmensamente muy feliz, porque estoy seguro que si sigue haciendo lo que le apasiona tarde que temprano eso le dará para vivir”… como a Fernando Botero, por ejemplo.

Quizá tenga razón mi colega, habrá que ver detenidamente cuál es la pasión de nuestros hijos, cuál es la pasión de nuestros alumnos, ver qué les hace ser felices, ver qué les hace vibrar de emoción.

Vivir la vida haciendo lo que te apasiona, lo que te gusta, claro, esa pasión de preferencia debe estar socialmente aceptada evitando en lo posible crear conflictos con el contexto en el que vivimos.

La vida ofrece oportunidades para re-pensar y re-plantear nuestra existencia, deshacernos de situaciones, eventos y prejuicios que solamente afligen a uno.

Deberíamos hacerle caso a lo que hace tiempo escribió Simone De Beauvoir: “Si no vives la vida que deseas vivir, es mejor morir”.

Anuncios

Un pensamiento en “Hasta donde la pasión te lleve

  1. Cuando era chica y tenía que decidir sobre mi futuro, mi Padre me dió un consejo que le agradezco hasta el día de hoy, me dijo: te puede gustar la música, el arte, la medicina, pero en la vida no hace falta que hagas una sola cosa, podés seguir una carrera o trabajar en algo que tal vez no te guste tanto pero que te provea económicamente y a la vez hacer lo que te gusta en tu tiempo libre y tal vez inclusive puedas en algún momento dedicarle más tiempo a tus actividades preferidas. Para mí es uno de los mejores consejos que recibí en mi vida y lo “sigo siguiendo”, dado que es una forma de encontrar un equilibrio.
    Creo que el desarrollo de un ser humano debe ser integral para poder elegir con libertad y conocimiento. Si bien un niño puede tener predilección por ejemplo por la Pintura, no hay que negarle el derecho a conocer las demás opciones, para “elegir bien hay que conocer” y también hay que aclarar que vivimos en una sociedad que es un sistema que tiene su propio funcionamiento, con sus reglas y eso también se les debe explicar a los niños: “vivimos en sociedad”.
    Puede también suceder que un niño muestre predilección por una actividad pero luego con el paso del tiempo “encuentre” otra actividad preferida, por ello es sumamente necesario una educación que permita el formar seres humanos con la suficiente apertura para los cambios y evitar también los “encasillamientos”.
    Ciertamente la vida como mencionas, presenta oportunidades para re-pensar y re-plantear, creo que esto sucede a lo largo de nuestras vidas, en cualquier momento y a cualquier edad, lo importante es “hacerlo”, es lo que nos permite los cambios, lo que nos permite “elegir” lo que nos aporta “el disfrute de nuestra vida”. Si bien la Educación juega un rol sumamente relevante, nuestras propias elecciones son muy importantes y la sociedad en que vivimos también influye y afecta.
    Reflexionando sobre la frase de Simone de Beauvoir: “Si no vives la vida que deseas vivir, es mejor morir” prefiero tu anterior mención sobre que siempre es posible “re-pensar y re-plantear” e ir haciendo nuestro propio camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s