Sobre la Educación


Encuentro la televisión muy educativa.
Cada vez que alguien la enciende,
me retiro a otra habitación y leo un libro.
Groucho Marx

 

La pregunta frecuente que se escucha en cualquier curso de actualización sobre Educación es: ¿cuáles deberían ser las características de la educación que ejerzan una función socializadora para formar el modelo de ciudadano que el mundo necesita?

Sabemos que la función principal de la Educación es socializar a la bestia, “allí donde se lee “ellodebe leerse “yo””, o lo que es lo mismo “allí donde reina la pulsión debe reinar la razón”.

El alumno es un sujeto que va a la Escuela bajo un proyecto “de formación” que muchas de las veces se convierte en “deformación”. Los resultados más recientes a nivel internacional así lo dejan ver, estamos muy por debajo de los estándares educativos, dos años atrasados, mínimo.

En México estamos experimentando una Reforma Educativa que se inició con los planes de educación preescolar allá en el 2004, le siguieron los planes de la Secundaria (2006) y por último los de la primaria (2009) para que de alguna forma todo el proceso educativo quede de alguna manera entrelazado, que todo tenga que ver con todo. Pero la crítica sigue: ¿de qué le sirve al alumno intentar aprender cosas que no le van a servir en su vida cotidiana? Los docentes debemos de reflexionar cada momento en el aula sobre si lo que voy a decir o compartir tendrá alguna repercusión en la existencia del alumno, y en dado caso de que la respuesta sea afirmativa pues esa enseñanza esté acompañada de un ejemplo de la vida cotidiana, y en caso de que la respuesta sea negativa, hacer un favor a la Nación y dejar de enseñar ridiculeces que pululan en las materias de física, matemáticas, geografía etc.

Una de las bondades de la RIEB (Reforma Integral de Educación Básica) es que “en la práctica se busca que los estudiantes tengan un papel más activo en su aprendizaje” y es con lo primero que nos hemos topado al momento de estar frente a un grupo de estudiantes, ya que vienen acostumbrados a que el profesor les imparta la “cátedra”, les diga todo y el alumno es un simple receptor. La propuesta de la RIEB es lo contrario, se busca que a través del constructivismo el propio alumno tenga un papel activo en su aprendizaje. También las exigencias de la Educación en el siglo XXI nos conminan a retomar el “aprendizaje colaborativo” y el “aprendizaje significativo”. Piaget, Vigotsky y Ausubel no podrían estar más contentos.

El reto es grande, los alumnos no son los mismos de antes que se sentaban y cantaban como lo pedía un profesor al puro estilo de “Cantinflas”, los peques de hoy son todos hiperactivos, debemos adecuarnos a las exigencias de la posmodernidad, un mundo caótico en donde la trasmutación de los valores nos ha avasallado, un mundo en donde antes podíamos leer “amor, solidaridad, honestidad, respeto, comunidad”, ahora se lee “competitividad, hedonismo, materialismo, éxito” y demás.

La mesa está servida, si nos involucramos algo bueno puede pasar.

@CarlosDasein

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s