Cuando la vida adquiere Sentido.


Lo que sabemos es una gota de agua;
Lo que ignoramos es el océano.
Isaac Newton
.
Lo único que realmente importa al final
es que hayas amado.
Regina Brett

¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Por qué estamos en este mundo? ¿Para qué existimos? Se nos ha enseñado desde la educación primaria que el ser humano en este planeta nace-crece-se reproduce-muere. Pero lo que nos interesa es lo que acontece durante ese proceso natural; la subjetividad con la que se percibe ese acontecimiento biológico.

Es de todos sabido que la existencia de lo humano carece de sentido, y que para otorgarle precisamente un Sentido nos hemos creado a un Dios, u otros que la vida ya no les da para más se refugian en los vericuetos de la política. Sería un duro golpe al narcisismo humano darse cuenta de que la vida misma no tiene sentido. (Solo basta recordar “El Golpe al Narciso” de la especia humana dado por Copérnico, Darwin, Freud y los existencialistas).

En ese intento por dar sentido a nuestro paso por este mundo, hemos descubierto (gracias a Empédocles y Freud) que en nuestro corazón se alojan dos pulsiones: Eros y Tánatos; Vida y Muerte. Pulsiones que no se pueden ni se deben manifestar tal cual porque si no estaríamos renunciando a nuestra civilización. ¿Imagina un hombre fornicando con cualquier mujer que le guste? ¿Imagina un ser humano matando a su prójimo simplemente porque le cae mal? Así pues tenemos que para poder vivir en sociedad sucumbimos ante los embates de la socialización, preferimos el bien común por sobre nuestra felicidad. O como dijera Platón eufemísticamente: “Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro”.

La vida de un hombre carece de sentido hasta que se topa “existencialmente” con las dos pulsiones en su máxima representación: Eros y Tánatos. La vida de un hombre es intrascendente; nace, se estructura en los primeros cinco años, llega a la infancia, se identifica con las figuras paternas, va a la escuela, llega a la adolescencia, se identifica con sus pares, llega a la juventud y elige un estilo de vida: se embriaga, fantasea su vida en orgías, estudia una carrera, se desvela, arriesga su vida en trivialidades, hay quienes consumen exceso de alcohol, otros experimentan con drogas, otros se hacen adictos al sexo.

Todo lo anteriormente escrito está “socialmente” aceptado, la vida es para eso. La vida no tiene sentido. Pero ¿cuándo la vida adquiere sentido? He aquí el punto axial, el punto toral de nuestra existencia. Uno solo es un absurdo, dos es perfección, tres es multitud.

La vida deja de ser ese juego superfluo que nos dicta la juventud, la vida adquiere sentido cuando el Eros y el Tánatos se manifiestan: la máxima expresión del Amor (eros) es cuando ese joven decide trascender, decide dejar el solipsismo en el que ha vivido, cuando cambia las cervezas por los biberones, cuando en sus piernas ya no se sientan las muchachas si no sus hijos, cundo los desvelos son provocados por el llanto de su criatura y no por el estridentismo de un table dance. Es ahí cuando la existencia adquiere sentido. Cuando el Ser-Humano es capaz de amar a “otro” que no sea él mismo. Ese es el primer síntoma de que la vida tiene sentido.

Hay otra manera, un poco más incómoda de saber que la vida misma tiene sentido y es cuando el Tánatos (muerte) se hace presente, cuando un familiar muy cercano se nos adelanta en el viaje metafísico. Cuando un hermano, un padre, una madre, un tío, un amigo o un familiar muy cercano da ese salto cuántico.

La vida se torna seria, y cobra el sentido completo cuando el Eros y el Tánatos se presentan en un mismo acto: la muerte de un hijo. No hay peor acontecimiento que ese. El corazón se hace pedazos; ¿para qué seguir viviendo? Lo que más amas la vida misma te lo ha quitado. Cuando suceden estos fenómenos quisiera que Nietzsche nos devolviera a Dios. Ha muerto el hijo de una amiga. Descanse en paz.

http://www.twitter.com/CarlosLector

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s