La decadencia de la simulación humana

La humanidad indefectiblemente está podrida, huele mal. ¿Por qué? ¿Cuál es el origen de este cáncer social en el que estamos sumergidos? ¿Cuál es la Fuente Q? ¿De dónde proviene? ¿Qué? ¿Cómo? ¿Por qué? y nos atreveríamos a mencionar la irreverente pregunta teleológica anticientífica: ¿para qué?

Comencemos con lo particular, con el núcleo familiar, principio y fundamento de toda psicopatología Universal. Sabemos que el constructo “Familia” ha ido sufriendo una metamorfosis a lo largo de la Historia, la idea ha ido permutando, por lo  tanto observemos a la familia de los últimos cien años:

¿Qué se puede esperar de un hijo que no ha vivido con su padre? Odio, Carencia, Rencor. Ese hijo crece y  se casa,  tiene hijos. ¿Cómo va a educar con esa carencia existencial a sus hijos? Con sus hijos repite el patrón, “educa” a sus hijos con esa carencia, los educa sin amor. Esos hijos crecen y tienen sus propios hijos, ¿cómo los educarán? Con la carencia que viene acumulando de su abuelo y de su padre. ¿Y esos hijos cómo educarán a sus hijos? Con las carencias afectivas acumuladas en la cadena filogenética y ontogenética. ¿Qué nos queda?

La civilización que ahora tenemos, la civilización posmoderna heredera de la cultura de las carencias afectivas de los abuelos, los padres, ellos y sus hijos.

Por eso vemos levantones, secuestros, vejaciones, humillaciones, narcotráfico, adicciones, prostitución, mala vida, muertes, asesinatos, homicidios, suicidios. Y todo por la falta de Amor que se viene instaurando, troquelando en lo más recóndito de nuestra esencia, es lo que últimamente nos está constituyendo, lo quiditativo del Hombre en este proceso de dialéctica espiral evolutiva que nos lleva lentamente y lamentablemente al nihilismo, a la auto-aniquilación, a la entropía como Humanidad, como Civilización, como entes que un día razonaban y amaban, eso quedará en los textos de historia.

La Realidad permuta. La realidad nos avasalla. Estamos metidos en esto, es imposible salir, solo la “Era del Acuario” u otra jalada de esas podrá salvarnos, mientras seguimos sobreviviendo en esta selva de asfalto, en donde querer existir está vedado, en donde el constructo de felicidad ha quedado reservado solo para unos cuantos. ¿Qué nos queda? ¿Hacer propuestas? ¿Intentar otra sociedad con otros paradigmas, con otras maneras de vivir?

La decadencia es la manera original de existir, se vive una simulación, se vive simulando que se es feliz, los niños juegan sin preocuparse por el mañana, los adolescentes corren uno detrás de otro literalmente jugando en su presente, no les da para más su percepción de la realidad. Los jóvenes compiten por ser el líder, el rey del antro, el más follador, el que más ha estado en diversas preparatorias o universidades. El adulto sigue obcecado en descuidar a su familia para relucir en medio de la sociedad. El docente hace como que trasmite el conocimiento o  hace como que trabaja  en el proceso enseñanza-aprendizaje. El político sigue empecinado en el Poder. ¿Qué nos queda?…

Anuncios

2 pensamientos en “La decadencia de la simulación humana

  1. Pingback: Paul Gugaín :”¿De donde venimos? ¿Quienes somos? ¿A dónde vamos?” « Bladecyberpunk's Blog

  2. Pingback: Psicología Evolutiva: El Origen de la Vida « Bladecyberpunk's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s